Categorías
Sin categoría

La Aventura del Stelvio en Seat 127 y Renault 5 (1)

Bueno, ya estamos en casa. Ha sido una gran aventura, más aventura incluso de la que esperábamos. Para empezar, finalmente el recorrido se hizo en 5 días. Lo que implica que el último día, lo hiciéramos sin dormir.

Viajar alimenta el alma, hacerlo en clásico aun más. El Paso del Stelvio en Seat 127 no ha decepcionado, aunque hay sorpresas.

Etapa 1

Salimos de la cafetería Fuentidueña en Vallecas, nos entrevistó Telemadrid por Skype, después de la entrevista desayunamos con los amigos que fueron a despedirnos y empezamos la aventura al Stelvio

Salida hacia el Stelvio en Seat 127 y Renault 5

Los primeros kilómetros fueron un poco aburridos, lo cierto es que la misión era llegar casi a la frontera con Francia, hariamos 900 kilómetros. Cuando nos acercábamos al Valle de Arán, la cosa empezaba a cambiar. Curvas, paisajes muy bonitos, riachuelos, este tipo de recorridos es el que le va a los coches clásicos, que en esta primera etapa, se comportaron muy bien. Tan solo tuve que ajustar las zapatas delanteras, al ser nuevas, rozaban un poco.

Salimos a eso de las 11:30 de la mañana y llegamos a las 23:50 al hotel. Tuve un grave error de organización. Reservé hoteles un día después de lo que nos tocaba dormir. Ese déa improvisamos. Casi no pudimos cenar. La verdad es que no pasamos buena noche. José contrariado amenazó con volverse después de que le contara el plan del día siguiente. Él tenía mentalidad de ir de vacaciones, pero aquello, era una aventura.

En el Valle de Arán

En la etapa 2 tendremos que llegar lo más cerca de Turín. Revisé todo el recorrido y hoteles después de la «cagada» que cometí. En esta etapa hicimos unos novecientos y pico kilómetros. Os recuerdo, que no cogimos peajes ni autopistas. En uno de los muchos pueblos por los que pasamos, vimos este fantástico taller.

Como curiosidad, al pasar por el pueblo de Jadraque, vimos a lo lejos el Castillo del Cid, además a Jose no le arrancaba el coche porque se aflojó un cortacorrientes. Su coche lleva 4!. Tuvieron que empujar, hasta que vimos que solo era cuestión de roscar de nuevo.

Sandra de 11 años, empujando como una campeona.

En breve publicaré la Etapa 2. Gracias por leernos y no olvides suscribirte para recibir las novedades por correo.