Categorías
Aventura al stelvio en 127

La Aventura del Stelvio en Seat 127 y Renault 5 (2)

Etapa 3 de la Aventura al Paso del Stelvio en Seat 127, dormimos casi en Turín.

6:00 toca el despertador. No hay agua caliente asi que me ducho con agua fría. José seguia un poco contrariado, se había dado cuenta que esta aventura no eran unas vacaciones, además se levanta muy gruñon. A las 6:30 estabamos ya todos junto a los coches para salir.

Hago una inspección ocular, refrigerante bien, aceite bien, todo parece correcto. Arrancamos, caliento un poco el Seat 127 y en marcha. Hacía fresquito y en unos 20 minutos pasamos la frontera a Francia. En el primer lugar que vimos tomamos un café con leche. Hoy la etapa será muy dura. Hemos reservado hotel cerca de Turín, el hotel se llama Quo Vadis y tendremos que pasar los Alpes por la noche.

El Seat 127 ya en Francia

Tendriamos que llegar lo más cerca a Turín, en esta etapa, saldriamos a las 6:30 y llegariamos a las 23:50.

Sandra, la hija de José que tiene 11 años, se está comportando como una campeona, así que decidimos parar en un centro comercial a comer, una hamburguesa, en una hora estamos fuera volviendo a los coches, con algo de calor. Ahora empezaría lo complicado.

Tomamos parte de la ruta napoleonica, la verdad es que era muy bonito todo aquello, la Provenza tiene un color especial. Cuando se iba haciendo de noche, nos encontramos con los Alpes, fué muy divertido pero a mi Seat 127 le tenía que haber puesto unos faros de largo alcance. No se veía mucho y me decidí a poner el navegador a través del movil para ir viendo como eran las curvas.

El problema no era sólo que no se veia mucho, sino que ya llevábamos cierto tute conduciendo. En estos casos, lo mejor es ponerse detrás de alguien que vaya a tu ritmo, detrás. Y así hice, un Subaru se me fué, pero nos pusimos detrás de un BMW e 36 para ir pasando las complicadas curvas de los Alpes. Llegamos a la frontera con Italia de noche. Que sensación da ir pasando fronteras. En un día, habiamos estado en España, en Francia y ahora en Italia. En coches clásicos.

Cuando creiamos, tras la frontera, que el terreno sería más recto nos equivocamos. A eso de las 23h me llama un teléfono de Turín, mientras sorteábamos curvas. Era del hotel de None, el Quo Vadis, una señora bastante mayor que lo regenta genial, pero cuando le dije que estabámos a una hora… Se sorprendió pero dijo que nos esperaba.

Llegamos al hotel, serían las 23:50, llamamos al timbre que accede al parking y nada. En tres ocasiones y nadie contesta. ¿Nos habrán dejado fuera?. Decido cantar a todo pulmón y con las fuerzas que me quedaban el O sole mio. De repente una luz, sale la señora y nos abre con el mando a distancia. Hemos llegado.

Tras subir el equipaje, le digo a la señora del hotel que mañana también nos tocaba partir pronto. Tenemos que estar a las 9:30 en Nerviano. ¿Quiere que la page ahora? Domani. Perfecto, a dormir todos. A la mañana siguiente la señora nos preparó un delicioso café y en marcha.

En el próximo capitulo, nos encontraremos con nuestros amigos italianos del Club 127 Italia. Iremos al museo Alfa Romeo, comeremos en el Lago Como y dormiremos en Bormio antes de subir el Paso del Stelvio. Donde Max, que tiene una tienda de recuerdos en lo alto de la cima, nos hará de cicerone.

Suscribete para recibir las noticias en tu mail. Gracias por leer Aventuras en clásico.

Recibe nuevo contenido directamente en tu mail.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s